Friday, December 3, 2021

¿Quiéres acceder a todo nuestro contenido? Suscríbete ahora

MÁS

    ÚLTIMA HORA

    El espíritu del Ultimate Frisbee, un deporte autoarbitrado que sigue creciendo de la mano de Frisbillanas

    Con el juego limpio y la honestidad como valores principales, el Ultimate Frisbee va tomando cada vez más relevancia en Sevilla. Frisbillanas ya esta afianzado como equipo en buena parte de las categorías, tanto a nivel regional como nacional. Álvaro Olmo, su capitán, trabaja día a día para que el deporte siga creciendo, aunque tiene claro que no es una tarea fácil. En cierto punto, la profesionalización se contrapone con el espíritu de esta práctica y los deportistas deben convivir con este dilema. ¿Sería lo mismo con dinero de por medio? ¿Pueden coexistir la competitividad y el ‘fair play’? Álvaro lo tiene muy claro.

    Ultimate Frisbee Sevilla
    Álvaro Olmo, capitán de Frisbillanas, antes del entrenamiento.

    “Me gusta la parte entrañable y cercana del Ultimate Frisbee pero a la vez me gusta competir”, cuenta Olmo, que lleva más de 10 años en el equipo de Sevilla. “En los últimos años, los torneos más lúdicos han ido despareciendo y los que se hacen ahora son algo más competitivos. Creo que la competencia y el espíritu deportivo no tienen por qué reñir entre sí, pueden convivir”, añade.

    “Creo que la competencia y el espíritu deportivo no tienen por qué reñir entre sí, pueden convivir”

    Aún así, el capitán de Frisbillanas reconoce que el vínculo con los rivales podría ser diferente si se tratara de un deporte profesional. “La comunidad del Ultimate es muy pequeña y nos conocemos todos. Gracias a esto tengo amigos en muchas partes de España y siempre que viajamos para una competencia terminamos tomando unas cervezas todos juntos. Aunque si viviéramos de esto a lo mejor no seríamos tan colegas”, confiesa.

    Los orígenes del Ultimate Frisbee se remontan a 1968. Pero recién en 2015 que el Comité Olímpico Internacional (COI) lo reconoció como deporte. Desde ese momento, muchos de sus jugadores sueñan con que esta actividad compita alguna vez en los Juegos Olímpicos. Esto es algo que Olmo ve muy lejano pero no imposible. También existe la Federación Española de Disco Volador, aunque no está reconocida oficialmente. Por lo tanto, todavía queda un largo camino hacia la profesionalización.

    La gran particularidad del Ultimate Frisbee

    Olmo define al Ultimate como una práctica deportiva de ‘espíritu hippie’ por dos motivos. Por un lado, porque nació en Estados Unidos en la década del 60 (cuando aquel movimiento estaba en pleno auge) y, por el otro, porque se trata de un deporte autoarbitrado. A diferencia de lo que ocurre en otras disciplinas, en el Ultimate son los propios jugadores los que deben pitarse a si mismos las faltas.

    La base fundamental del Ultimate Frisbee no es otra que la confianza. Cuando un jugador considera haber recibido una falta, la pita y se detiene el juego. Entonces el rival puede optar por aceptarla o no. Si la acepta, el partido continúa su curso; si no lo hace, se lleva a cabo medio minuto de discusión y se establece como proceder en base al reglamento, que es muy claro y conciso.

    “Lo bueno de esto es que no hay árbitro ni nadie a quién engañar. El jugador sabe lo que ha pasado. Si tú me golpeas a mí yo tengo claro que me has pegado”

    “En todos estos años, he visto poquísimas discusiones. Lo bueno de esto es que no hay árbitro ni nadie a quién engañar. El jugador sabe lo que ha pasado. Si tú me golpeas a mí yo tengo claro que me has pegado”, detalla Olmo. De todos modos, es consciente de que esta dinámica está cambiando. En Estados Unidos ya están apareciendo los ‘observers’, que son figuras externas que sirven como mediadores. No obstante, solo pueden tomar decisiones si los jugadores lo permiten según explica USA Ultimate.

    Cómo supero la pandemia Frisbillanas y cuáles son sus objetivos a futuro

    El Ultimate Frisbee tiene dos modalidades: césped (7 vs. 7) y playa (5 vs. 5). En ellas se pueden presentar equipos mixtos (si o si tienen que haber hombres y mujeres), ‘Women’ y ‘Open’ (no hay cupo). Frisbillanas no solía competir en modalidad ‘Women’ por falta de chicas, algo que ha cambiado este año.

    Los inconvenientes a la hora de conformar equipos son moneda corriente para Olmo y, después de tanto tiempo, ya sabe como resolverlos. Pero lo que no tenía previsto era la pandemia de Covid-19 que paralizó al mundo entero durante meses.

    En marzo de 2019, el Gobierno de Pedro Sánchez decretó el estado de alarma y Frisbillanas (al igual que todos los equipos de otros deportes) se vio obligado a dejar de entrenar. No volvieron hasta septiembre.

    “Nos pusimos como objetivo pasarlo bien y sobrevivir. No nos planteamos grandes metas. Post-pandemia éramos una media de 13, 14 personas entrenando. Sorprendentemente hubo algunos extranjeros. Lo negativo es que no tuvimos torneos. Fue jodido entrenar un año entero sin esa motivación”, recalca.

    ULTIMATE

    El gran desafío a futuro de Álvaro Olmo es constituir una base sólida de deportistas sevillanos o residentes en la ciudad. Al tratarse de una disciplina que de momento no es tan popular en España, Frisbillanas se nutre mayormente de extranjeros, en su mayoría provenientes de Norteamérica o de otros países de Europa. Lo negativo de esta situación es que buena parte de ellos son estudiantes o trabajadores que vienen a Sevilla por un tiempo determinado. Por ende, se hace más difícil consolidar un equipo que perdure en el tiempo.

    En lo que va de 2021, Frisbillanas no ha sumado a su plantilla demasiadas personas de otros países, pero si ha logrado incrementar la cantidad de jugadores que viven en Sevilla. “Al día de hoy tenemos unas 24 o 25 personas que viven aquí. Si además tuviéramos más extranjeros, seríamos unos 35. Récord absoluto”, expresa con orgullo el capitán, que ejerce de entrenador y jugador, lo habitual en esta disciplina.

    ÚLTIMA HORA

    NO TE LO PIERDAS

    ¡NO TE PIERDAS NADA!

    Si quieres estar actualizado con las últimas noticias, ofertas y anuncios especiales, no olvides suscribirte con nosotros, ¡EL PRIMER MES ES GRATIS!